Home » Destacado » Ir de vacaciones, un reto para muchos

Ir de vacaciones, un reto para muchos

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Las personas con movilidad reducida son un sector de la población que debe poder moverse sin ayuda de ningún acompañante. Sin embargo, existen algunos lugares, que por puro desconocimiento en la mayoría de las ocasiones, no tienen adaptados sus establecimientos tal y como deberían. La Manga aún está a tiempo de convertirse en una playa de referencia para estas personas, pues de ser así, ocuparía el segundo lugar a nivel nacional, tras Benidorm, que ya se ha convertido en ciudad pionera en tener en cuenta a las personas con movilidad reducida y a minusválidos.

La Manga del Mar Menor, 29 AGO 2014. El principal problema que se observa ante esta situación es que muchas de las obras e instalaciones que se hicieron antaño, no tenían en consideración a las personas con movilidad reducida, lo cual supone un problema a día de hoy. Ahora que sí se está más concienciado, y ahora que sí se pone énfasis en que estos inconvenientes sean subsanados desde el principio, no hay dinero para las modificaciones pertinentes en numerosos lugares, como por ejemplo el Zoco, una zona de ocio llena de pequeños escalones insignificantes a los ojos de las personas sin problemas de movilidad, y que suponen un mundo para los que sí tienen la movilidad reducida. “Es todo tan sencillo como que podríamos convertirnos en una playa de referencia para este sector de la población, ahora que todavía no hay muchas. Si tu negocio está adaptado y el mío no, entrarán antes al tuyo por mucho que yo tenga más calidad, eso es así” explica el director de Salida27, Andrés Llames.

En general, hay numerosos puntos que se han de tener en cuenta para considerar que un lugar está totalmente adaptado, como por ejemplo si hay pasarelas sobre la arena, si hay rampas de acceso a la playa, si existen vestuarios  y aseos adaptados, si existen zonas de sombras adaptadas o si se han guardado los suficientes aparcamientos para discapacitados. Otra de las cosas más importantes es la existencia de sillas o muletas anfibias, que pueden suponer una ventaja tremenda para que las personas con movilidad reducida se desplacen por la playa, sin ayuda de nadie. Analizando las playas de La Manga que pertenecen, por ejemplo a Cartagena, no hay ninguna, a excepción de la zona del Entremares, en Barco Perdido, que disponga de vestuarios o duchas adaptadas; si bien todas, excepto Calblanque, disponen de aseos adaptados. Por otro lado, es necesario que cuando se acuda a alguna zona donde la pasarela no llegue hasta la arena húmeda, se pregunte en el puesto correspondiente si existe más extensión para añadir, pues en la mayoría de casos es posible, aunque sea una extensión de pasarela de quita y pon.

[quote]…es necesario que cuando se acuda a alguna zona donde la pasarela no llegue hasta la arena húmeda, se pregunte en el puesto correspondiente si existe más extensión para añadir, pues en la mayoría de casos es posible…[/quote]

Los hoteles más grandes de la zona ya se han hecho eco de las necesidades de las personas con movilidad reducida. Aunque por normativa la ley exige un mínimo de habitaciones, a veces éstas son escasas. El hotel Entremares es el hotel de La Manga con más habitaciones adaptadas, ocho exactamente. Allí está todo pensado para que no haya problemas y disponen de las rampas pertinentes para ello. Le sigue el hotel Cavanna con seis habitaciones. La jefa comercial del hotel, Anabel García, asegura que este año han ampliado el número de habitaciones, y han instalado un pequeño ascensor que baje al restaurante porque la demanda es un hecho real. “Es importante concienciar a las agencias de viajes para que no vendan porque sí, sin aclarar con anterioridad de la situación del hotel. Esto no es ninguna tontería y hay que informar bien al cliente para que luego no se sienta engañado” añade Anabel. El siguiente hotel con más habitaciones es el Galúa con cinco, pero su bajada a la playa implica pasar por unos escalones pequeños que pueden suponer un estorbo. El apartahotel Londres tiene cuatro habitaciones adaptadas al 100% y otras que, sin estar adaptadas al completo, poseen placas de apoyo en las duchas de las mismas. Finalmente, el hotel Mangalán tiene una habitación totalmente adaptada, ya que es lo mínimo que exige la ley, pero el resto de las habitaciones ya se hicieron pensando en personas con movilidad reducida y tienen todas las puertas más anchas, también disponen de rampas para la playa, y desde la dirección del hotel aseguran tener clientes habituales en sillas de ruedas que se mueven por el habitáculo sin incidentes.

Otros establecimientos, cuya temporada alta es en verano, tienen en cuenta también esta situación. En el club de buceo Planeta Azul, en Cabo de Palos, son conscientes de la necesidad de adaptación, y por ello las personas con discapacidad o movilidad reducida no acceden a las calas por el mismo lugar que el resto de personas. Ellas se embarcan desde el puerto, donde el acceso es más sencillo. Si ya es complicado bajar, por ejemplo, a Cala Fría sin problemas de movilidad, teniéndolos sería muy peligroso. Para las personas a las que le falte algún miembro o tengan su movilidad reducida existen unos guantes, que se llaman manoplas, y que hacen la función de las aletas que ellos no pueden usar. El ático de Mamaluna, zona de restaurante y discoteca de Cabo de Palos, dispone de un ascensor que se usa cada noche para que el acceso no suponga un problema. Aún así, existen muchos otros establecimientos cuyo acceso genera un esfuerzo tremendo para las personas con movilidad reducida y por tanto pierden clientela por no estar adaptados.

En definitiva, sin tener en cuenta las pérdidas de dinero que puede suponer, para una zona turística, no estar completamente adaptada, se deberían de tener en cuenta los derechos de las personas. Adaptar un punto turístico no es una opción sino una necesidad, y no se puede permitir que el simple hecho de subirse a un autobús en La Manga se convierta en una odisea para nadie.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sobre Carmen Navarro López

Estudiante de periodismo en la Universidad de Murcia. Apasionada del coaching y de los idiomas. “Las opiniones son libres y los hechos son sagrados” si quieres leerme, escucharme o verme, échale un vistazo a mi blog.

Quizás te interese

Ya está disponible el proyecto de pista de atletismo La Manga en pdf

Hoy se presenta la propuesta en la sede de la AAVV de La Manga apoyada ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *