Home » Destacado » Entrevista a un bombero de La Manga

Entrevista a un bombero de La Manga

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

La Manga del Mar Menor, 11 AGO 2014. La Manga del Mar Menor tiene parque de bomberos desde el 2006. A partir de ese año, los bomberos han trabajado duro por sacar adelante su trabajo y por mantener un parque demasiado cerca del mar, de los dos mares, en realidad. Situado entre el kilómetro 7 y el 8, el parque de bomberos cuenta con unas instalaciones completas, disponen de gimnasio, cocina, baños, habitaciones y un salón. Pero todo eso entra dentro de lo normal, como cualquier otra casa, pues no hay que olvidar que sus turnos pueden llegar hasta las 24 horas seguidas. Lo que hace especial a este parque de bomberos son las vistas que se aprecian desde la llamativa torre de colores, se respira una paz que muchas veces se rompe de manera inesperada, porque para el día a día de un bombero cinco minutos pueden suponer llegar a tiempo o llegar demasiado tarde.

El Cabo Ángel Cifuentes le concedió hace unos días una entrevista a La Voz de La Manga.

-Buenos días Ángel ¿cómo es el día a día en el parque de bomberos de La Manga?

Bueno pues el día aquí en la Manga viene a ser igual que el resto de parques. Hay un horario de actividades que empieza a las ocho de la mañana con los cambios de guardia, éstos sirven para comunicar también si hubiese algún tipo de incidencia. Lo normal es que todo vaya bien, pero si hay algo que va mal hay que comunicarlo al centro de coordinación del 112, como muy tarde en las dos primeras horas. Así el problema se solventa lo antes posible.

-¿Este parque se mantiene abierto durante todo el año?

Sí, no cierra en los 365 días. Abierto las 24 horas

¿Cuántas personas estáis aquí?

Somos tres al día, si bien hay cinco turnos diferentes de 24 horas lo que hace un total de 15, más el sargento que sería uno más, o sea en total unos 16.

-¿Cuál es la incidencia más habitual que hay en La Manga?

-Depende de si estamos en verano o en invierno. Realmente incidencias pueden haber de todos los tipos, aquí particularmente son cocinas que arden, gente que se baja a la playa y se deja algo encendido, etc.

 -¿Notáis mucha diferencia entre el verano y el invierno?

-Sí, porque en verano hay una población flotante muy elevada, no solo de la gente que vive aquí, con casa de veraneo, sino también lo que nosotros llamamos los “domingueros”, eso hace que aumente mucho la población y cuando ésta aumenta pues también lo hacen las probabilidades.

-El esfuerzo físico que realiza un bombero debe ser tremendo, incluso después de haber conseguido la plaza. Mantenerlo es un trabajo diario, ¿no?

-Efectivamente, el trabajo de bombero tiene un porcentaje alto de trabajo físico. Las herramientas que manejamos pueden llegar a pesar hasta 25 kg. Hay que tener un mínimo de fuerza física, y eso lleva a que en las oposiciones se hagan pruebas muy duras, más incluso que las de policías. Debemos hacer mucho esfuerzo y eso requiere cierta fuerza física.

-Claro, y luego mantener esa fuerza física después.

– Claro, en todas las instalaciones de bomberos suele haber siempre un gimnasio. Unos se implican más, otros menos, pero en general todo el mundo se mantiene bien en forma.

-Hace unos días salieron más plazas para bombero en la comunidad de Madrid, unas 214, y todas ellas habían sido ocupadas por hombres. ¿Es realmente ese esfuerzo físico tan duro como para que a las mujeres les cueste más acceder a esas plazas?

Normalmente las pruebas físicas son muy duras, entonces aquí no se mira si eres alto o bajo, se te exige un nivel. Por ejemplo, en el caso del consorcio de Murcia, tienes que correr unos 2000 metros en un tiempo determinado y si llegas estás dentro. Por lo general, el hombre tiene menos problema para conseguir ese gran esfuerzo físico, aunque tenemos lugares como Valencia en los que sí que hay mujeres que han aprobado. En Murcia se han presentado pero no han llegado a pasar la criba.

-¿Cuál es el caso más difícil en el que te has visto aquí en La Manga?

-Bueno aquí el problema está sobre todo cuando hay incendios de viviendas en las que el acceso está difícil. Además, al haber solo una carretera nuestro tiempo de respuesta es más lento, sobre todo ahora en verano, en invierno podemos poner el coche a todo lo que dé porque hay menos aglomeración de gente, pero ahora al tardar más, la gente se pone más nerviosa y por eso también es más complicado. Principalmente es eso, porque hay incendios en los que no hay riesgo de vida humana, como por ejemplo en una fábrica, tienes que intentar salvarla pero no es lo mismo que si hay personas en peligro.

-Claro, además la gente está poco acostumbrada a ese tipo de situaciones pero vosotros, ¿tenéis unos calentamientos mentales previos? Por lo que os podáis encontrar… Para eso me imagino que tendréis que estar muy bien preparados.

-Efectivamente, no es lo mismo que una persona a lo largo de su vida haya tenido mala suerte una vez y se le haya pegado fuego a su casa, que en ese caso es normal que el estrés te desborde. Para nosotros es nuestro trabajo y lo tenemos más controlado, podemos ir más relajados. Estamos entrenados para ello y sobre todo llevamos el material adecuado para ello. En los incendios te puedes asfixiar, te puedes quemar etc y nosotros tenemos una equipación muy buena que nos facilita el trabajo, aunque con ella pesemos 20 kilos más.

-Si te pudiesen dar otro destino ¿tú preferirías un sitio con más actividad?

-Aquí en La Manga hay bastante actividad en verano, en invierno es verdad que no, pero todos los parques de costa tienen el mismo problema; y bueno los parques de interior, como pueda ser a lo mejor Yecla o Caravaca, llega el verano y se quedan desiertos. Su actividad es mayor en invierno, no solo por las viviendas sino también por los polígonos industriales. Al final esa mayor actividad se compensa, unos parques más en verano y otros más en invierno. Además, no siempre el que esté en la playa quiere decir que tenga menos actuaciones, esto va por rachas, veces que salimos cuatro veces al día, y veces que te pasas medio mes sin salir ninguna.

¿Cuándo consideráis vosotros, entonces, que comienza la temporada de verano? ¿En abril o mayo aproximadamente?

-Sí, bueno está  primero semana  santa y fiestas de primavera, esas dos semanas siempre hay más actividad. Luego vuelve a bajar un poco, y ya se anima a partir del segundo fin de semana de julio hasta finales de agosto. Es septiembre hay menos gente y bajan las salidas también.

-Estoy viendo los camiones, son alucinantes ¿hay alguna queja que tengáis con respecto a ellos?

-No, en general no, aquí tenemos camiones de todos los tipos. El camión de altura para acceder a edificios elevados o tirar agua a esa altura. Hay camiones de varios tamaños y se puede pensar erróneamente que cuanta más capacidad de agua tenga mejor será, y no es así. Por ejemplo, si entras en el casco urbano, uno de los principales problemas que tenemos los bomberos es el acceso a esos lugares, si vas con un camión grande y te tienes que poner a sacar manguera no te merece la pena. Para esos casos los camiones menores son mejores. Así que aquí, al tener camiones de diferentes tamaños, estamos a gusto.

 ¿Cuántos camiones hay aquí en La Manga?

-Tenemos 5 camiones y son todos, por así decirlo, “polivalentes”. Aunque hay dos que usamos sobre todo para vivienda o para las dos o tres náuticas que hay en la Manga, también para accidentes de tráfico. Solemos tenerlos preparados con el material que podamos necesitar, para sacar a alguien del vehículo, para escalar zonas muy altas,  etc.

 –Claro, porque la peculiaridad de aquí es que hay edificios muy altos a los que hay que acceder como sea.

Sí, a ver, los bomberos hacemos básicamente incendios y accidentes de tráfico, si es incendio y la zona es complicada hay que escalar. Por otro lado también ayudamos a los sanitarios a eliminar el riesgo de incendio, y luego  echamos una mano para que cuando el coche se deforme en el accidente poder desencarcelar a la gente que esté dentro.

-Eres el único cabo que está aquí en La Manga ¿no?

Sí, nosotros estamos organizados jerárquicamente y aquí tenemos dos bomberos, el cabo que soy yo, y el sargento que lo compartimos con Los Alcázares. Según la jerarquización están los bomberos, luego los cabos y los sargentos; además se están creando las plazas para suboficiales, conforme vamos creciendo van ampliándose las ramificaciones. En mi caso, el cabo sería el que lleva un grupo de gente y sigue órdenes del sargento, que a su vez lleva más grupos.

Y para sacarte las oposiciones ¿tienes que trasladarte a otra ciudad?

No, cada administración lleva a cabo su selección de personal mediante las oposiciones y todo eso. En el caso de la Región de Murcia hay, para que se entienda, tres empresas. Son tres administraciones, la de Murcia y Cartagena tienen cuerpos de bomberos que dependen de los respectivos ayuntamientos. Luego están los restantes 43 municipios de la región que pertenecen al Consorcio, que es una administración que se crea para ofrecer el servicio de extinción de incendios y salvamento compartiendo los gastos entre todos. Hay muchos municipios que al ser tan pequeños no podrían permitirse el servicio de bomberos.

Bueno pues muchas gracias, esperemos que el verano se mantenga tranquilo. Mucha suerte.

-Gracias a vosotros y aquí estamos para lo que queráis.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sobre Carmen Navarro López

Estudiante de periodismo en la Universidad de Murcia. Apasionada del coaching y de los idiomas. “Las opiniones son libres y los hechos son sagrados” si quieres leerme, escucharme o verme, échale un vistazo a mi blog.

Quizás te interese

Ya está disponible el proyecto de pista de atletismo La Manga en pdf

Hoy se presenta la propuesta en la sede de la AAVV de La Manga apoyada ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *