Home » Opinion » Cartas al Director » Carta al director: José Prieto García

Carta al director: José Prieto García

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Vivo en Cala Flores y alrededores desde el año 1981, de ellos 13 en junto a las pistas de tenis.

Es una lástima el abandono al que estamos sometidos por el Ayuntamiento de Cartagena, con respecto a la limpieza y a la falta de contenedores de cartón y papel para reciclaje. Concretamente junto a las pistas de tenis, plantaron varios pinos pequeños por parte de una empresa de Torre-Pacheco, con su toma de agua por goteo, hasta que sin saber por qué, dejaron de suministrar agua para los mismos, con la consecuencia de que salvo los que he ido regando yo, el restos se han secado de sed.

Me puse en contacto de forma personal con la oficina IMSEL, los cuales me dijeron que ellos no eran los responsables del cuidado de los mismos,ya que era la empresa que los plantó la que tenía ese cometido.

En cuanto a los contenedores de cartón y papel, desde el Ayuntamiento, la chica que me atendió, me dijo, no se preocupe porque en el Gorguel, se separa todo (luego dicen que somos los que mejor reciclamos de España).

Con esta carta, quiero expresar mi descontentos con el Ayuntmaiento, ya que el responsable de Parques y Jardines del mismo, me dijo por este medio que ya se habían tomado medias al respecto precisamente con el IMSEL, todo mentiras.

Espero que si a bien lo tienen, publiquen esta nuestra queja, ya que para La Manga sí que hay trabajadores de la limpieza y jardinería durante todo el año.

Un saludo y muchas gracias.

José Prieto García.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sobre La Voz de La Manga

Redacción de La Voz de La Manga.

Quizás te interese

“Un punto de vista distinto”, por Andrés Llames

Acabo de hablar por teléfono con un buen amigo que está planeando ya sus vacaciones ...

Un comentario

  1. Antonio Ramos

    Lo que refleja el Sr.Prieto vuelve a ser una muestra del único interés de los ayuntamientos.Recaudar.los visitantes se van tras el verano y el abandono se convierte en fiel compañero de los amigos que allí viven todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *