Home » Efemerides » 5 de julio…

5 de julio…

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

de 1935:

“Ayer tarde, a las cinco, marcharon a la playa de Cabo de Palos, los exploradores que forman el grupo Amarillo, al mando de sus instructores.”

El enorme interés que despierta este colectivo lo demuestra el amplio seguimiento que se hizo del asentamiento de los exploradores en Cabo de Palos. La lectura de los textos redactados por José Bonet Sánchez nos puede hacer una idea del ambiente que creaban con su presencia en un pueblo tan pequeño…

Los exploradores del mar.
Los exploradores del mar.

“Instalación del campamento

El Campamento se halla instalado en el centro de la playa de Levante, y consta de nueve tiendas de campaña, ocupando una de ellas el señor delegado provincial don Óscar Nevado y otra la tienda de Sanidad.

Las restantes están ocupadas por los demás expedicionarios. En el centro del Campamento se ha hecho el mástil en donde se iza y arría diariamente la enseña nacional á los acordes del Himno Oficial y la canción ‘Hacia el Sol’, con la que se desfila.

La sección de cocina, montada de una manera digna de elogio, tanto por su limpieza como por sus menús, verdaderamente insuperables.

La de cine ha sido la que nos ha llevado de cabeza… …quedando en suspenso este entretenido espectáculo.

La sección sanitaria se halla montada con todos los adelantos e higiene que requiere, estando al frente de ella el explorador de cuarta categoría señor Cañavate.

La biblioteca ha sido tal vez la que más ha llamado la atención, por la variedad y calidad de los libros, habiéndosenos ofrecido varios ejemplares por algunas señoras que en esta playa veranean.

El alumbrado no deja nada que desear, teniendo cada tienda su luz como así el campamento, en donde se ha instalado un potente foco que lo ilumina todo.

Vida en el campamento.

A las seis y media, y al alegre son de tambores y cornetas, era oída la diana, ya en pie, por los expedicionarios. Automáticamente y sin obedecer órdenes algunas, cada patrulla se dedicaba al arreglo de las camas y ventilación de tiendas. Seguidamente marchaban a la playa, en donde, después de su rato de gimnasia, se lanzaban al agua para darse un corto baño, al que seguía el desayuno. ¡Y luego habrá quien diga que la vida que los exploradores hacen no es sana! pregúntenle a la sección de cocina, que es la que puede atestiguar si el baño les sentaba bien a los peques.

Diariamente se hacían excursiones a lugres pintorescos, encontrándose entre otros ‘El Faro’, ‘La Radio’, ‘Cala Reona’. ‘El lugar donde se hallan enterrados los náufragos del Sirio’, etcétera, etcétera; lo que hacía más amena la estancia en esta playa.

Momento emocionante para todos los presentes era el de arriar la bandera que había estado alerta, vigilando durante todo el día los actos de sus exploradores, y ante la cual se postraban. 

La corneta deja oír sus estridentes como alegres sones y todos los expedicionarios se retiran a sus tiendas en busca del reposo y en espera de que el nuevo día les dé las mismas o nuevas alegrías que en los anteriores”.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sobre La Voz de La Manga

Redacción de La Voz de La Manga.

Quizás te interese

28 de mayo…

de 1971: A menos de cuarenta millas de Cabo de Palos el ‘Saga’, un barco ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *