Home » Efemerides » 5 de enero…

5 de enero…

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

de 1962:

Antonio Díaz-Cañabate, bajo el título “Andanzas de un corresponsal por España”, describe en un interesante artículo cómo se encuentran Cabo de Palos y La Manga y las impresiones que le causa ver bañistas con extraños atuendos por la calle…

“Al Cabo de Palos han llegado los hotelitos veraniegos y se han plantado en sus lomas y en sus llanos, encaramándose para vislumbrar el Mediterráneo, que se adentra en las calas que rodea el promontorio del faro. ¡Ser farero, oficio de sibaritas, serenos de los mares, que abren las puertas del cielo a los navegantes con una llave luminosa que despide un rayo de luz escrutador de las sombras! ¡Farero, habitador de la soledad y del silencio, que quizá envidies o añores las lucecitas de la ciudad, tal vez no sepas que algunos te envidiamos a ti, que ves todos los días amanecer en el mar!

Y de estos hotelitos tan monos ¿no nos entra pelusilla? Pues sí y no. Ahora mismo me quedaba en uno cualquiera a pasar el invierno, para sentirme farero y pescar la tranquilidad. En el verano ¿qué sé yo? Esto se pondrá imposible de bañistas en libertad. Antes los bañistas no salían del agua o de las playas, que son su natural elemento. Los de ahora creen que la tierra es una charca y se presentan en todos lados con unos atuendos que da grima verlos, y los que no usamos gafas negras tenemos que salir corriendo.

Anuncio publicado en los sesenta en el diario ABC.
Anuncio publicado en los sesenta en el diario ABC.

Del Cabo de Palos parte la manga de arena que separa el Mar Menor de lo que aquí llaman el Mar Mayor. Cualquier ola de un océano alborotado se la saltaría en un periquete. El Mar Menor la respeta: es un mar con olitas rizaditas como bucles infantiles. Los bañistas no tienen que pegar saltitos para librarse de ellas; son las olas las que pegan saltitos a ver si se libran de los bañistas. ¡Y ni por esas! El Mediterráneo está de moda ¡Un mar tan antiguo y ahora nos resulta tan moderno, tan funcional! ¡La de años que se llevaron los fareros de Cabo de Palos viviendo en la soledad y ahora se han convertido en unos veraneantes que lo pasan al pelo!”

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sobre La Voz de La Manga

Redacción de La Voz de La Manga.

Quizás te interese

28 de mayo…

de 1971: A menos de cuarenta millas de Cabo de Palos el ‘Saga’, un barco ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *