Home » Efemerides » 14 de septiembre…

14 de septiembre…

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

de 1917:

La frenética actividad de los submarinos alemanes empieza a convertirse en un serio problema para Dato, presidente del Gobierno.

“Dato ha manifestado que se han recibido noticias sobre el submarino alemán que ha hundido en nuestras costas de Levante, a distancia de seis millas a un vapor inglés, otro americano y otro noruego.

Un cañonero español ha recogido entre Cabo de Palos y la isla de las Hormigas 85 náufragos pertenecientes a los vapores noruegos y americano.”

Eduardo Dato, presidente del Gobierno español que se tuvo que enfrentar al conflicto de los submarinos alemanes.
Eduardo Dato, presidente del Gobierno español que se tuvo que enfrentar al conflicto de los submarinos alemanes.

Dos días más tarde llegaron a Cartagena los veinticuatro tripulantes del vapor inglés Urd

“…echado a pique por un submarino alemán a seis millas del Cabo de Palos.

En el naufragio perecieron ahogados tres tripulantes.

En el torpedero Número 5 llegaron otros náufragos de buques pertenecientes al mismo convoy que el ‘Urd’ y que, como éste, fueron torpedeados por el submarino.

Son 81 tripulantes de los vapores ‘Wildmore’, americano y ‘Gislo’, noruego.”

El 15 de octubre se vuelve a producir un nuevo ataque alemán en nuestras costas:

“Cartagena 15, 9 mañana. El buque hundido por un submarino alemán, á nueve millas de Cabo de Palos se llama ‘Alavi’ y procedía de Italia. Venía á cargar carbón en este puerto.

Desplazaba 2.324 toneladas y constituían su tripulación 69 hombres, de los cuales se han salvado 53.

El capitán está gravemente herido, así como un contramaestre.

El cañonero ‘Don Álvaro de Bazán’ salió de este puerto con dirección á cabo de Palos, de donde regresó con las tripulaciones de dos buques italianos y uno griego, que también han sido echados a pique por un submarino alemán en dicho punto.”

Y el 11 de diciembre un nuevo torpedeo en aguas españolas:

“A las once de la noche fue torpedeado en las proximidades de Cabo de Palos el vapor noruego ‘Adour’, de 1.700 toneladas. Se salvaron 17 tripulantes y han desaparecido tres.

El ‘Adour’ formaba parte de un convoy de seis vapores que cruzó ayer, al anochecer, frente a este puerto.

El barco torpedeado era el único de los del convoy que no llevaba cañón a bordo.

El submarino que lo ha hundido se encuentra frente a estas costas desde el viernes, pues ese día lo vieron varios pescadores en las proximidades de isla Grosa.

Uno de los tripulantes es español.

Llevaba 17150 cajas de naranjas, 7296 de cebollas, vino, almendra y 370 toneladas de carga general”

En El Eco aparece un relato pormenorizado del hundimiento del Adour y de la llegada de los náufragos a Cabo de Palos bajo el título El submarino a la vista:

“Navegaban los noruegos con mar bastante agitada y con una obscuridad grande, cuando de pronto y como a las 10’55 de la noche del domingo, vieron aparecer un submarino por la parte de babor.

El capitán del buque noruego mandó que todos ocuparan sus puestos y alguien nos ha dicho que trató de huir.

El submarino hízole un disparo con tanta certeza que fue a dar en la medianía. El pánico a bordo fue horroroso tirándose los botes al agua donde pudieron embarcar los tripulantes del ‘Adour’.

Inmediatamente pusieron rumbo a tierra, luchando con las grandes olas que se formaban, pues el mar se había agitado de una manera extraordinaria.

Aún no había enfilado algunas millas pudieron oír el segundo disparo seguido de una formidable explosión. El ‘Adour’ partiose en dos pedazos como resultado de haber explotado una caldera.

Los náufragos llegaron a Cabo de Palos próximamente a las cuatro de la madrugada y entonces pudieron ver que faltaban tres de los tripulantes.”

El mismo periodista que cubrió la noticia desde Cabo de Palos narraba también el paso de un convoy “pegado” a la costa:

“Esta mañana y así todos los días, ha pasado pegadísimo a nuestra costa un convoy compuesto por seis grandes buques.

Como quiera que su marcha era lenta pudo distinguirse perfectamente que todos llevaban en la parte de popa un cañoncito que según los aliados es para defenderse de los submarinos.”

Al parecer el gobierno español no lograba controlar la información que circulaba sobre los torpedeamientos y la prensa se quejaba amargamente del intento gubernamental por evitar que saliera a la luz pública lo que estaba sucediendo en Cabo de Palos y en otros puntos de la geografía española:

“Si el gobierno tiene implantada la censura particularmente debe de comunicarlo a la prensa oficialmente para que sepamos a qué atenernos”

Pero era imposible ocultar tanto náufrago durante tanto tiempo en un pueblo ya muy sensibilizado con los naufragios tras el hundimiento del Sirio:

“El vecindario de Cabo de Palos, le dispensó a los navieros noruegos una acogida cordial y cariñosa, prestándole toda clase de servicios”

Y ya nadie ponía en duda que había ayuda “desde tierra”…

“La opinión vuelve a fijarse en el trasiego de los tudescos que van y vienen dando sin recato muestras de una gran actividad: es indudable que el espionaje teutón labora sin trabas ni cortapisas.

Y los resultados no pueden ser más dolorosos”

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Sobre La Voz de La Manga

Redacción de La Voz de La Manga.

Quizás te interese

28 de mayo…

de 1971: A menos de cuarenta millas de Cabo de Palos el ‘Saga’, un barco ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *